TOLKIEN Y LAS ADAPTACIONES ANIMADAS

LONDON - TOLKEIN
J.R.R.Tolkien. Fuente: Público.es

A la hora de hablar de John Ronald Reuel Tolkien, lo primero que se nos viene a la cabeza son sus inmortales novelas de la Tierra Media y/o sus adaptaciones al cine por parte de Peter Jackson: la saga de El señor de los anillos y la saga de El hobbit. Desde la publicación de El hobbit (1937) y El señor de los anillos (1954), muchas productoras se frotaban las manos preguntándose de qué manera podían aprovechar el éxito de las novelas mediante una adaptación a la gran pantalla. Pero una obra como El señor de los anillos no es precisamente sencilla, y durante el siglo XX los medios para realizar una adaptación como merecía eran limitados y no harían justicia a las novelas.

Sin embargo, aunque los amantes de esta saga literaria conocen principalmente las adaptaciones de Jackson, lo cierto es que décadas antes de su titánica obra, hubo personas que si que se atrevieron a adaptar las novelas de Tolkien en diversos formatos. Entre ellos, cómo no, estaba la animación, que nos dejó algunas curiosas y simpáticas adaptaciones pero que distaban enormemente del nivel que alcanzarían las adaptaciones de Jackson a principios del siglo XXI.

La primera de estas adaptaciones fue un cortometraje realizado en el año 1966 por Gene Deitch que adaptaba El hobbit de una manera bastante libre y que se realizó sin ninguna esperanza comercial. El productor William L. Snyder se la encargó a Deitch cuando, tras comprar los derechos de El hobbit y tenerlos guardados y en desuso, supo de la existencia de El señor de los anillos y comprendió que podía sacar dinero de ello si adquiría los derechos de esta obra también. Pero los derechos de El hobbit estaban a punto de caducar y necesitaba hacer una adaptación para mantenerlos y tener ventaja para adquirir los de El señor de los anillos, por lo que Deitch tuvo que realizar el cortometraje rápida y atropelladamente.

En esta adaptación condensaron en solo 12 minutos toda la idea de El hobbit, pero adaptar un libro de 300 páginas en tan poco tiempo llevó a lo que llevó: la omisión de la mitad de los acontecimientos, un dibujo de cuento caricaturesco, cambios que solo pueden pasar por alto niños desconocedores de la obra y una sensación de no saber qué has visto exactamente.

1966_Gollum
Bilbo y Gollum. Fuente: lotr.wikia

 

el hobbit 1977
Portada de El hobbit (1977). Fuente:Filmaffinity

A esta le siguió un largometraje que, de nuevo, adaptaba El hobbit y que contaba con algo más de presupuesto (en su momento y con tres millones de dólares, fue la película de animación más cara de la historia) y un guión fiel a la historia, pero que seguía alejado de la idea que todos tenemos de la Tierra Media de Jackson. Producida y dirigida por Jules Bass y Arthur Rankin Jr. para la cadena NBC, El hobbit (1977) fue un alegre telefilm para todos los públicos pero cuya escasa calidad artística  y un guión fiel aunque deficiente para los desconocedores de la obra impidieron que alcanzara un gran éxito.

Un año después llegaría la que probablemente fue, hasta la llegada de Peter Jackson, la adaptación más famosa y de mayor calidad realizada de la obra de Tolkien: El señor de los anillos (1978) de Ralph Bakshi. Esta adaptación, aparte de ser la más ambiciosa y a la que, personalmente, más cariño le tengo de entre el resto de adaptaciones animadas de El señor de los anillos, fue la que mayor calidad y mayor éxito alcanzó de las adaptaciones de Tolkien pre-Jackson.

el señor de los anillos 1977
Portada de El señor de los anillos (1978). Fuente: Filmaffinity

 

Haciendo uso de la rotoscopia, técnica que consiste en dibujar sobre los fotogramas rodados previamente con actores y que permite alcanzar un mayor realismo y fluidez de movimientos, El señor de los anillos se erigió como una película pionera en la animación y una más que interesante y entretenida película de aventuras. Sin embargo, los exigentes fans de Tolkien no pasaron por alto que, en solo dos horas, comprimieran La comunidad del anillo y Las dos torres (las dos primeras novelas de la saga) y su estética oscura que la convertía mas en una película de animación para adultos (de la que Bakshi fue pionero), que tan poca reputación tenía en ese entonces.

Desde la omisión de muchísimos personajes a arcos enteros, pasando por un ritmo sin descanso y que condensaba mucho los acontecimientos, la película no estuvo exenta de críticas a pesar de su relativo éxito comercial. Aún así, la cinta superó el paso del tiempo y a día de hoy sigue considerada como una película de culto, al punto de que fue una de las principales inspiraciones de Peter Jackson en su posterior trilogía, lo que también la engrandece.

A esta le siguió la que sería el cierre de la “Trilogía animada de El señor de los anillos”, El retorno del rey (1980), en la que Jules Bass y Arthur Rankin Jr. retomarían la dirección y volverían a imprimir en la cinta el mismo estilo de animación que utilizaron tres años antes en El hobbit. De nuevo, por culpa de la falta de metraje, nos encontramos con la omisión de personajes, tramas y menos protagonismo por parte de personajes importantes, además de que la animación siguió en la línea trazada por El hobbit (1977), tornándola de nuevo bochornosa en varias ocasiones, pero sin dejar de ser agradable de ver.

el retorno del rey 1980
Portada de El retorno del rey (1980). Fuente: Filmaffinity

Si bien todas estas adaptaciones han sido consideradas irregulares y ninguna ha gozado de una respuesta positiva unánime por parte de la crítica y del público, no dejan de ser curiosidades deliciosas para los amantes de la animación y para los curiosos que buscan ver cómo fueron concebidas en la pantalla las obras de Tolkien en un principio. También son curiosas de ver debido a que Peter Jackson reprodujo en su trilogía, a modo de homenaje y por la inspiración que le brindaron, escenas de manera idéntica a la cinta de Bakshi, siendo especialmente significativas y vistosas la escena del hobbit Ganapiés, la mítica escena del nazgul acechando a los hobbits escondidos bajo el árbol o la carga de los rohirrim en el Abismo de Helm.

nazu arbol
Nazgul acechando a los hobbits. Fuentes: El señor de los anillos (1978) y La comunidad del anillo (2001)
ganapies
Odo Ganapiés en la versión animada y en la versión con actores. Fuente: El señor de los anillos (1978) y La comunidad del anillo (2001)

Ya seas de aquellos que leyeron primero las novelas y después vieron las películas de Jackson, de los que solo han leído el libro,  de los que después de las pelis se quedaron con curiosidad por ver cómo fue todo antes de Peter Jackson, o simplemente te gusta la animación, tal vez encuentres entretenido e incluso divertido visionar estas pequeñas rarezas que, en cierto modo, marcaron el camino para la adaptación final de una de las novelas más famosas de la historia que, además, marcó un antes y un después en el cine de aventuras.

 

Fuentes:

 

 

Anuncios

2 comentarios en “TOLKIEN Y LAS ADAPTACIONES ANIMADAS

    1. Hola! Primero, gracias por comentar y perdona la tardanza en responder. Lo cierto es que no conozco muchas películas sobre gente que trabaje en bibliotecas, pero si conozco alguna que otra en la que esta actúa de telón de fondo para el desarrollo de la obra, en una mas que en la otra. Son “El nombre de la rosa” (1986) y “The Shawshank Redemption” (1994), ambas muy conocidas y que, si no has visto, creo que disfrutarás bastante. Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s